Camilo Moreno

Puericultura, moda y calzado infantil.

el cerebro femenino
El Cerebro Femenino según afirma Gerald Hüther (autor del ensayo Hombres, el sexo débil y su cerebro) las primeras diferencias entre el cerebro del hombre y la mujer se inician en el ámbito intrauterino. Ello ocurre a las 8 semanas de gestación. Antes los embriones masculinos y femeninos son prácticamente iguales. Estas diferencias no tienen relación alguna con la inteligencia, sino con la forma de percibir y procesar la información sensorial que ingresa al cerebro, ya que, si bien hombres y mujeres segregan andrógenos (hormonas masculinas) y estrógenos (hormonas femeninas), lo hacen en cantidades diferentes.
neuromarketing, marketing online, marketing, cerebro femenino
570
post-template-default,single,single-post,postid-570,single-format-standard,bridge-core-2.6.0,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,side_menu_slide_from_right,qode-content-sidebar-responsive,qode-overridden-elementors-fonts,qode-theme-ver-24.5,qode-theme-bridge,transparent_content,disabled_footer_top,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.6.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-1

el cerebro femenino

El Cerebro Femenino según afirma Gerald Hüther (autor del ensayo Hombres, el sexo débil y su cerebro) las primeras diferencias entre el cerebro del hombre y la mujer se inician en el ámbito intrauterino. Ello ocurre a las 8 semanas de gestación. Antes los embriones masculinos y femeninos son prácticamente iguales. Estas diferencias no tienen relación alguna con la inteligencia, sino con la forma de percibir y procesar la información sensorial que ingresa al cerebro, ya que, si bien hombres y mujeres segregan andrógenos (hormonas masculinas) y estrógenos (hormonas femeninas), lo hacen en cantidades diferentes.

Teniendo en cuenta esta información es lógico pensar que la manera en la cual afectan los estímulos a una mujer o a un hombre son muy diferenciados. Con este enfoque nos centraremos en las percepciones que recibe nuestro público objetivo (la mujer) en su cerebro.

La capacidad para memorizar es mayor en el cerebro femenino, principalmente la fijación de recuerdos con contenidos emocionales así como evocarlos más rápido y durante mayor tiempo que el cerebro masculino.

Ha sido demostrado durante una investigación dirigida por Thomas Crook (uno de los principales especialistas en el mundo sobre el deterioro de la memoria) en la que participaron más de 50.000 personas, las mujeres revelaron mayor capacidad para recordar listas, como así también para asociar el nombre de una persona con su rostro.

La capacidad para memorizar es mayor en el cerebro femenino, principalmente la fijación de recuerdos con contenidos emocionales así como evocarlos más rápido y durante mayor tiempo que el cerebro masculino.

el cerebro de la mujer está mejor estructurado para la empatía emocional,lo que facilita la expresión de sus emociones,el cerebro femenino es superior al masculino en la cantidad de neuronas espejo, por lo tanto, es más empático y más comunicativo.

Aprovechar la facilidad de la comunicación femenina se convierte en una herramienta fundamental para la extracción de datos, que las marcas deben utilizar para su provecho. Preguntar y saber escuchar al target son pilares fundamentales para el éxito de la marca.

Las mujeres tienden a utilizar los dos hemisferios cerebrales ante tareas complejas por lo que pueden analizar de manera simultanea una situación.

El hemisferio izquierdo es más grande que el derecho, este se achica muy poco y con la edad afecta a la acción de recordar y desplazarse (seachica un poco en el embarazo).

El estrógeno: Estimula la satisfacción, intensifica los sentidos y la memoria. Hace que el cerebro esté más alerta.

La progesterona: Estimula el cuidado y la protección. Es la responsable de que la mujer tome más tiempo en la decisión de compra.

El estrógeno y la progesterona cambian, es un ciclo mensual desde que la mujer llega a la pubertad y hasta que llega a la menopausia.

La oxitocina (hormona de la confianza) : Se presenta en niveles más altos que en los hombres, especialmente durante la lactancia y el parto.

La serotonina (químico calmante): Se presenta en niveles más altos que en los hombres, lo que provoca que las mujeres sean propensas a conversar para resolver un problema.